Saltar al contenido

¿Cómo me preparo para una terapia de Constelaciones Familiares?

Si estás considerando en participar de un taller de Constelaciones Familiares es importante que consideres tres aspectos. Aquí te contamos qué debes tener en cuenta para que tu experiencia sea 100% positiva.

Constelaciones Familiares

Elegir un buen facilitador

Realizar una terapia de Constelaciones Familiares comienza con elegir adecuadamente al facilitador. Participar en una constelación solo porque hay un horario disponible en el instituto cercano no suele ser una buena base de decisión.

El consejo es acudir siempre a personas formadas, que tengan experiencia documentada y puedan guiarte en este camino, que en un principio puede que no sea fácil.

Hay centros y asociaciones en todos los países que practican esta técnica y que son gestionados por personal competente. Intenta encontrar el más cercano y asista a un seminario para descubrirlo usted mismo.

Preparar preguntas

Antes de participar de un taller de Constelaciones Familiares es importante que tengas claro por qué vas a hacerlo y qué tema quieres tratar. En general, los facilitadores solicitan a los constelados que lleven preguntas concretas para las que buscan respuestas o soluciones.

Por ejemplo, las posibles preguntas podrían ser qué impacto tienen ciertas creencias familiares en su situación financiera actual o por qué tiene una relación tan tensa con su madre.

Indagar la historia familiar

Antes de asistir al seminario es útil realizar una encuesta sobre la propia familia de origen. Seguramente algo interesante saldrá de ello.

Intenta recopilar todos los elementos (documentos, fotografías, relatos orales) que puedan servir para reconstruir la historia de tu familia, partiendo de los orígenes. Esto es para entender si ha habido episodios graves o dignos de ser considerados especialmente.

Esta investigación, si se realiza sin censura ni prejuicios, puede llevarnos a descubrir los secretos de nuestra familia, celosamente guardados durante años. A partir de esto podemos empezar a llegar a la solución de muchos problemas.

Investigar la propia familia de origen abre las puertas a un mundo sumergido de emociones y sensaciones a menudo reprimidas, y nos prepara para participar en un seminario de constelaciones familiares con el espíritu adecuado.


ENTRADAS RELACIONADAS